Sí la hay, y por suerte no depende 100% de terceros.

 

La vuelta gradual a la “normalidad” ha abierto una gran incógnita. ¿Cómo garantizar la sostenibilidad de los negocios -con una reducción generalizada de los aforos permitidos entre un 50% y un 70%-, y sin poder atraer más público a través de rebajas? La respuesta no es única.

CUANDO LA SALUD DE LOS NEGOCIOS YA ESTABA TOCADA. 

La realidad es que la gran mayoría de los #negocios, ya no de este país, sino a nivel global, son #comodities. La poca #diferenciación, escasa #originalidad y nula #experiencia (diferencial y positiva) para el #consumidor, sólo permite competir en el #mercado de una manera. Con el #precio. Y si ese es el principal motivo por el que los #clientes acuden y compran en tu negocio, lo siento: estás jodido. Siempre va a haber alguien capaz  de ofrecer lo mismo más barato que tú, bien porque sus costes son inferiores, bien por estar dispuesto a sacrificar parte de su margen para meter su cuchara en tu plato.     

 

La situación a la que se enfrentan muchos #autónomos y #Pymes no es nada halagüeña.  De hecho, esta semana ya hemos leído que, en torno a un 10% de los bares de #Canarias (por poner tan solo un ejemplo), no han superado esta enfermedad. Tampoco escapan de la quema las grandes multinacionales, y si no, que se lo pregunten a Hertz, que esta misma semana también se ha declarado en bancarrota. Este virus, está siendo y será especialmente letal en nuestro país porque la población de riesgo (empresas) son especialmente sensibles, y su salud (#cashflow) no les permitirá superar el periodo de convalecencia –que en este momento es impredecible pronosticar cuando acabará, por que no acabará el día que se declare el final de la cuarentena-.  

NEGOCIOS EN LA UVI.  

Ante este escenario, los pacientes más graves son los #modelosdenegocio basados en la alta #rotación y el bajo #margenunitario. O se reinventan rápidamente, o disponen un importante #músculofinanciero, o de una #estructuradecostes afinada al céntimo. No habrá otros modos de salir de la UVI.

 

El mercado pre-Covid también estaba plagado de negocios basados en la réplica -en muy pocos casos mejorada-. Negocios sin alma. El modelo del yo también, por que si a ese le funciona…, siempre ha estado abocado a una #guerradeprecios: un ambiente especialmente favorable para la propagación de este virus.  

LA VACUNA EXISTE, Y POR SUERTE NO DEPENDE DE LAS GRANDES FARMACÉUTICAS, SINO DE TÍ.    

Sin embargo, no todo está perdido. Dejando al margen los empresarios sin escrúpulos y los especuladores, que como en toda situación de emergencia proliferan, también existe otra vía para eliminar la enfermedad de nuestros negocios y, poco a poco, recuperar al aliento.

 

Está claro que el incremento de rotación en los espacios físicos va a ser algo prácticamente imposible de conseguir en un plazo razonablemente corto. Apostar por ganar la partida a través de esta vía nos envía directamente al ciberespacio. A diseñar una #estrategia de #captación de clientes y a #invertir para conseguir que todos esos consumidores que deambulan por internet, pasen por delante de nuestros escaparates, como antes lo hacían por delante de nuestras tiendas. La transformación del consumidor en los últimos años ha sido enorme, y el empujón que el #Covid19 ha provocado del mundo físico al digital, drástico.  Muchas empresas y #emprendedores finalmente tendrán que entender las nuevas #reglasdejuego del mundo virtual. Lo que hasta ahora había sido un leve coqueteo, ahora tendrá que convertirse en una relación profunda y estable, y lo más importante: en la que ambas partes se entiendan perfectamente. No bastará con tener unas #RRSS más o menos activas. 

 

Pero no olvidemos lo más importante. Lo que realmente va a garantizar la supervivencia de los negocios va a ser el #cambiodeenfoque. Ser diferentes nos dará una ventaja. Aportar algo diferente nos puede ayudar, pero lo que de verdad marcará la diferencia será el consumidor. A los consumidores ya no les interesa quien eres. Les interesa como les puedes ayudar a resolver sus #necesidades. Sigue y seguirá  habiendo quienes compren por precio. Cada persona compra en función de sus prioridades para cada categoría de producto, pero también hay quienes buscan otras cosas más allá del aspecto económico: productos genuinos, únicos, sostenibles, productos locales,… Entender al consumidor de nuestro #producto y sus #motivaciones para comprar. Ponerlo en el centro de todo lo que hacemos en cada negocio (de verdad, no de boquilla). Esa es la vacuna para tratar de sobrevivir en este momento, y por suerte no depende al 100% de terceros.